Con frecuencia escucho, “tiene sentido todo lo que estoy leyendo, estoy de acuerdo con todo lo que estoy aprendiendo”, pero no logro disciplinarme. Yo quiero tener paz financiera, pero no he podido ahorrar ni $500 dólares (en méxico $5,000 pesos, en Lima $600 soles, Argentina $2,000 pesos, en Colombia $650,000 pesos) para tener un fondito de emergencias. La fórmula para el éxito con el dinero es: 20% conocimiento y 80% comportamiento. En otras palabras, las finanzas personales son más personales que finanzas.

Sin duda, para quitarle lo frío a su situación económica se requieren algunos pasos: primero, recoger y preparar la leña, lo que viene siendo todo lo que ha leído, escuchado y visto.  Después, toca encender el fuego.  Usted ya sabe cómo y por qué hacerlo, pero no es suficiente para lidiar con el frío de las finanzas fuera de orden. Ahora necesitamos agregar gasolina para que encienda y sienta el calorcito de unas finanzas bien administradas.

El motivador Anthony Robbins dice que hay dos fuerzas que motivan a una persona a cambiar: el placer y el temor o coraje. Pero de estas dos, él dice que el temor o coraje son lo que más motiva una persona a cambiar. El coraje es esa gasolina que le hace falta para que sus finanzas arranquen y den un giro completo. Esa gasolina, ya la trae por dentro. Lea despacio y medite sobre las siguientes frases para que empiece a fluir esa gasolina.

  • Pena le debería de dar que tanto dinero ha pasado por sus manos en los últimos 10 años (ingreso promedio anual x 10 por ejemplo ($40,000 x 10 años = $400,000)) y no tiene miserables $1,000 dólares para protegerse de una emergencia.
  • Vergüenza le debería de dar que ganando lo que gana tenga que acudir a un préstamo o, peor aún, a pedirle sus padres, que ganan menos que usted, para salir del hoyo.
  • Qué tristeza que va a ganar $1,6000,000 (ingreso promedio x 40 ejemplo ($40,000 x 40 = 1,600,000 y esto no incluye aumentos)) en su vida y no pudo apartar unos cuantos dólares por mes para jubilarse millonario.
  • Qué lástima que teniendo todo el conocimiento necesario para romper el ciclo de pobreza y escasez que viene plagando a su familia, usted no haya hecho nada al respecto.

Espero esté ardiendo en coraje. Espero se sienta asqueado consigo mismo. Corra a un espejo y dígale a esa persona frente a usted, “mira cómo nos tienes a mi familia y a mí, vas a cambiar y vas a cambiar, ¡hoy mismo!” No permita que pase otro día sin poner en práctica lo que ha aprendido. Con esta gasolina sin duda enciende su motor financiero y el cambio empieza hoy mismo.

 

 

Comparta este articulo

Facebooktwittermail